×

Descripción general de Privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que podamos ofrecerle la mejor experiencia como usuario posible. La información de las cookies que se almacena en su navegador y realiza funciones así como reconocerlo cuando regrese a nuestro sitio web y ayudar a nuestro equipo y comprender qué secciones del sitio le resultan más interesantes y útiles.

Puede ajustar todos los ajustes de cookies mediante la navegación de las pestañas en el lado izquierdo.

Nombre de la cookie Aceptar
Reglamento general de protección de datos - - GDPR PRO todo en 1 Este módulo ayuda a que el sitio sea compatible con GDPR al agregar las características que cumplen con la ley.

Dióxido de Cloro para un tratamiento ideal

El tratamiento de superficies eliminar impurezas o residuos. El Dióxido de Cloro (ClO2) es un gas a temperatura ambiente compuesto de un átomo de cloro y dos átomos de oxígeno que es capaz de disolverse en agua. El Dióxido de Cloro tiene gran cantidad de usos antimicrobianos, a nivel industrial y doméstico, incluida la limpieza con agua.

El ClO2 es un oxidante potente que se debe usar en superficies que no son metálicas. Como oxidante también es capaz de prevenir o eliminar la suciedad que se forma en las superficies. Es efectivo contra las suciedades formadoras de esporas y elimina olores.

Por sus propiedades, entre los tantos usos del Dióxido de Cloro se encuentran: Blanqueador en la industria del papel para procesar químicamente la pulpa de la madera; en el campo médico se utiliza para limpieza de instrumental y equipos médicos, habitaciones, superficies, laboratorios, etc, porque es particularmente efectivo en ambientes hospitalarios cuando se aplica en concentraciones apropiadas; entre otros.

Por su capacidad de actuar como limpiador clorado, el ClO2 también se utiliza en muchas ramas de la industria para Limpieza de superficies donde no llega la bayeta, usando un spray pulverizador directo a la superficie.

También se utiliza para limpieza de componentes inorgánicos como manganeso o hierro y eliminar olores y sabores desagradables, sin generar subproductos.

En aguas superficiales previene el crecimiento de algas y oxida las partículas flotantes, ayudando en el proceso de limpieza en la turbidez del agua. 

Entre las razones que hacen preferir el uso de Dióxido de Cloro sobre el Cloro se encuentran:

  • El dióxido de cloro posee un mejor nivel de solubilidad.
  • A un mismo nivel de concentración, el dióxido de cloro es claramente superior al cloro para todo tipo de uso similar.
  • Reduce a largo plazo los costos de mantenimiento de tuberías no metálicas y equipos porque posee un casi nulo nivel de corrosión asociado a altas concentraciones.
  • El tiempo de contacto con el Dióxido de Cloro para ser efectivo es menor.
  • El Dióxido Cloro elimina olores, no tiene un olor distintivo.
  • Elimina compuestos de hierro y magnesia mejor que el Cloro.